El tiempo y webcam

VISITANTE:1250324 desde Mayo-96.

ENTORNAR :CERRAR ALGO
 

Inspección Arqueológica

 Taibilla.  Testimonio notarial de las excavaciones realizadas en las ruinas de Taibilla, dirigidas por

don Pedro de la Cruz Tribaldos, vicario de Yeste (RAH, Col. Salazar y Castro, N-7, fols. 381-382)

En  la  parte  que  llaman  Taiuilla, juridiçion de  la  villa  de Yeste, a  quatro dias del mes de julio

del año de mil y seisientos y qutro, los señores liçençiado Pedro  de  la  Cruz  Tribaldos, vicario 

deste  partido,  Miguel  de  Orzaez,  Miguel Perez   Morillo,  alcaldes   ordinarios  de   la uilla de 

Yeste,   Damian  Ximenez Guerrero, regidor perpetuo de la dicha uilla, por ante mi el escriuano y

testigos de  yuso  escriptos y  con otra  muncha gente  que  fueron  mas  de  çien  onbres,
     
 veçinos de la dicha uilla de Yeste y auitantes de Nerpio y de otras partes, con açadones y

espuertas, mandaron cauar y sacaron tierra y  piedras de la parte donde parezia auer seales y

uestigios de tenplo, que esta uajo del castillo en  medio  de  lo que  pareçe  auer sido  poblado. Y 

por  parte de  dentro, a  raiz  del çimiento  del  quarto  que  parezia  tenplo, se  desqubrio  mas 

de  las  tres  partes  alrrededor y todas las quatro esquinas, que por partes se desqubrio hasta los
     
pechos; y se uio que las paredes del dicho quarto eran de cal y canto y entre hellas  munchos 

piedras sillares; por de dentro  las  paredes estauan enluçidas de yeso y atrechos con orden de

prespectiua sus pilares y bouedas, y en medio se descubrieron dos pilares que el uno del otro

estarian como veinte pies con que  se  haian dos  naves; y  el dicho  quarto tiene  de  largo 

setenta  pies y  de ancho  çinquenta  pies  medidos  de  una  persona  que  tiene  entre  one  y  

doze puntos; el qual dicho quarto como se hizo relaçion en la pasada esta edificado al oriente y

porque el sitio es questa y, al pareçer, no podia auer puerta por la parte alta que es al mediodia,

tenia el dicho quarto la puerta por la parte uaja que ua al erco, la qual tenia ocho pies de los

dichos de gueco y a la parte de oriente en medio de dicho quarto auia por enlucir como dos baras

poco mas o menos dejado con yndustria y alli auia tierra firme; y mas auajo desuidado dela

parte como dos uaras poco mas o menos auia tres losas sillares bien sentadas con cal, que tendria

cada una mas de media uara de ancho y una de largo, en forma  que  pareçia  haçer gradas  o

escaleras; desqubrieronse  otras dos  losas sillares y asentadas en la misma forma que las dichas,

por lo qual a todos parezio ser aquello altar mayor; y ansi mismo se hallaron munchos pedazos de

yeso  labrados  con  lauores  y    molduras  con  colores  y  otros  muy  reios  que  pareian ser de

la ruina de las arcadas o bouedas y muncha madera podrida y  casco  de  teja  muy  gruesas  y 

algunos  güesecillos  que,  al  pareer,  eran  de  persona, de manera que por auer muncha tierra

de la ruina de este quarto no  se pudo llegar a descubrir lo firme de la iglesia y sepulturas.

Y ansi mismo se hallaron çinco monedas que, al parecer, son de plata y de la grandeza de medio

real castellano; y la una tiene por una parte castillo y  leon y, por la otra, en seis renglones un

letrero que dize Alffonsus Rex Castelli et  Legionis; y  las otras dos tienen, por una  parte, un

castillo y  letras que por estar gastadas del tiempo no se leen bien, y  por la otra pareze tener un

leon con un letrero que dize Legionis; y las otras dos por una parte tienen una cruz llana con letras

alrrededor y por la otra una caueza de persona vmana antigua a manera de las que solian poner

en las monedas los enperadores; las quales  dichas monedas se hallaron cauando dentro del dicho

quarto en una esquina del, mas de una vara de hondo. 
   
   
Aduiertese que la puerta de la iglesia se auia estrechado por una parte y por  otra,  de  manera 

que  quedaria  como  un  postigo  de  hasta  una  uara  de ancho,  aunque  no  se  pudo 

averiguar  en  que  tiempo  ni  con  que  ocasion  se estrecho; y  algunos  de  las  piedras  sillares 

quese  hallaron  tenian  asientos  y  quiialeras de  puertas  hechas con las  mismas  piedras 

aunque toscamente, y como esta dicho se hallaron otras munchas piedras sillares de piedra

franca  y toua en el edifiio del dicho quarto, por donde algunos de los presentes dixeron
 
que  les  parezia  que  aquel  edifiio  auia  sido  edificado  de  las  ruinas  de  los edifiios romanos.


 
A  todo  lo  qual, demas  del  numero  de  gente  que  ua  dicho,  se  hallaron presentes Saluador

Muñoz y Miguel Sanchez, aluaires, veçinos de Yeste, los quales  ante  los  dichos  seores  vicario, 

alcaldes  y  regidor  declararon  que  el dicho quarto les a pareçido que sin duda era quarto de

tenplo o iglesia. Y con esto el dicho dia por ser tarde se dio fin a cauar y sacar tierra y piedra del

dicho sitio. A lo qual se hallaron presentes en el numero que esta referido de gente en particular

Jose Perez, cura de Nerpio por el señor vicario, y Jose (ilegible) alguazil  del  dicho  lugar, y 

Martin  (ilegible)  y  Franisco  Hernandez  y  Josepe Garia  Nieto, Martin  (ilegible), y  Juan 

Sanchez, su  hijo  Juan Sanchez, Pedro Uallestero,   Christobal   Ruiz   y  Gines    Fernandez    y  

Franisco   del  Rincon, alguaziles,  vezinos    de  Yeste,  y  los  seores   vicario,  alcaldes   y 

regidor  lo firmaron.  El  liçençiado  Pedro  Cruz  Tribaldos. Yo  Pedro  Hernandez  de  Moya,
 
escriuano del rey nuestro señor publico y del ayuntamiento de la uilla de Yeste, veçino della, doy fe

a lo que dicho es y fize mi signo. Va testado. En testimonio de verdad. Pedro Hernandez de Moya,

escriuano.

UN POCO DE ANTES  :  FRANCISCO MORENO GOMEZ.
 

pagina anterior: Historia castillo  Pagina siguiente: Excavación y reconstrucción